SPJ-USOC denuncia: Clausulas suelo, el colapso está servido

Tan solo un mes después de la implantación del plan del Consejo General del Poder Judicial para abordar las reclamaciones por clausulas suelo hipotecarias, se han superado con creces las peores expectativas en cuanto a la cantidad de demandas recibidas por los Juzgados de Primera Instancia especializados.

A título de ejemplo, el Juzgado de Primera Instancia especializado para toda la provincia de Málaga ya ha recibido, en un solo mes, 1000 demandas, cuando la previsión para todo 2017 era de 1400 demandas.

Este volumen de demandas concentrado en un solo órgano y un solo juez, que ha de realizar personalmente las audiencias previas y los juicios,  provoca inevitablemente que se produzca un “cuello de botella” en la agenda de señalamientos y que estos se dilaten enormemente y se retrasen durante años.

Se confirma pues que este parece ser un Plan diseñado a la medida de la Banca,  que es la gran beneficiada de la enorme dilación que van a sufrir estas demandas,  pues de esta forma no estará obligada a llegar con  prontitud  a  acuerdos con los perjudicados y podrá hacer el desembolso,  al que está obligada,  en cómodos plazos durante muchos, muchos años.

La nueva Consejera de Justicia,  Rosa Aguilar,  parece tenerlo igual de claro que nosotros,  a tenor de sus declaraciones realizadas recientemente en prensa, aunque lo cierto es que se echa en falta mayor disposición y celeridad por parte de su Consejería, pues a día de hoy sigue sin nombrarse todo el personal comprometido para estos juzgados especializados.

Para SPJ-USOC fue y sigue siendo una incógnita la docilidad con la que las Comunidades Autónomas con competencias en Justicia se han  tragado este “sapo” del C.G.P.J. sin apenas rechistar, incluida Andalucía.   Por eso desde SPJ-USOC exigimos una rectificación cuanto antes de los poderes públicos, para que la tutela judicial efectiva al ciudadano en estos casos no se convierta en un mero “espejismo”.

Con este plan del C.G.P.J., una vez más  ¡¡GANA LA BANCA!!,

(y pierde el ciudadano)