Carta a Sr. Comín

Sr. Comín en respuesta a sus declaraciones, publicadas en El Periódico el pasado día 21 de enero, le manifestamos nuestro total y absoluto desacuerdo.

Creemos que adolece de una gran falta de conocimiento del sector del que usted es Consejero.

Hacer responsable a los profesionales de los servicios de urgencias y según su opinión a las enfermeras y enfermeros, es indignante. Está responsabilizando directamente a estos profesionales de los resultados de la pésima gestión de la consejería de Sanidad.

En ningún caso una enfermera o un enfermero del servicio de urgencias decidiría ubicar a un paciente en un pasillo, que como su nombre indica es un espacio que se utiliza de acceso y tránsito (le aconsejamos la lectura de la Ley Básica de Riesgos Laborales). No reúne ni reunirá nunca las condiciones óptimas para atender a los usuarios. ¿Quiere saber por qué? El pasillo de un hospital no garantiza el derecho básico de cualquier paciente a la intimidad, ni a la confidencialidad. Y además, si esto no fuera suficiente, debe tener en cuenta que en los pasillos no están dotados de tomas de oxígeno, tomas eléctricas, timbres para avisar, iluminación… es una pared, una camilla y con suerte una cortinilla o un biombo, por lo que la seguridad de los usuarios queda en entredicho.

También convendría recordarle la importante falta de personal, de recursos materiales y la precariedad laboral que arrastra la sanidad pública, algo que parece no tener en cuenta, como si no fuera con usted y su responsabilidad como Consejero de Sanidad.

Las visitas pactadas a los hospitales no cuelan como visitas sorpresa. ¿Quiere ver la realidad de los servicios de urgencias? Vaya un día o una noche cualquiera, pasee entre esos pasillos e imagínese como paciente. Denigrante ¿no?

Pese a estas circunstancias, enfermería hace lo imposible por garantizar la seguridad de los pacientes, su intimidad y los cuidados necesarios. La presión soportada por estos profesionales ha sobrepasado muchas líneas rojas como para que ahora tengan que oír del Consejero de Sanidad semejantes barbaridades.

Debería contar con la experiencia y las opiniones de los profesionales que se dejan la piel día y noche en los servicios de urgencias en vez de utilizarlos como cabeza de turco, y responsabilizarlos de tener a los pacientes en semejantes condiciones por decisión propia.

¿Quiere culpables? La Consejería de Sanidad primero, su pésima gestión y la que venimos arrastrando desde hace años.

Considerándose usted el amo de los hospitales que gestiona, nos queda decirle que deja mucho que desear. Motivo por el cual no deberíamos conformarnos sólo con una rectificación pública.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*